domingo, 20 de abril de 2008

¿Dónde estas, Arteche?


El 6 de noviembre de 1983 llovía sobre el Calderón, no había parado de llover en todo el día. El Atleti se enfrentaba al Betis con la obligación, como siempre, de ganar. No sólo por los dos puntos de entonces, no únicamente por enfrentarse a un rival teóricamente inferior… también porque el Atleti, como todos los años, aspiraba a quedar el primero, a ganar la Liga.
Aunque comenzó marcando Pedraza, antes del minuto 20, pronto empezaron a complicarse las cosas. Seguía lloviendo sin parar y, antes del descanso, con goles de Paco y Rincón, el Betis ya mandaba en el marcador.
La tarde amenazaba con volverse aciaga cuando Parra establecía el 1 a 3. Faltaban 40 minutos y todo parecía indicar que los verdiblancos se harían con el partido.


Ayer llovía sobre el Calderón, no había parado de llover en todo el día. El Atleti se enfrentaba al Betis con la obligación de ganar. No sólo por los tres puntos de ahora, no únicamente por enfrentarse a un rival teóricamente inferior… también porque en la grada había unos señores de Orense, porque Medina había venido con sus sobrinos desde Badajoz, o porque un autobús lleno de gente de Fuencaliente había hecho 350 kilómetros para celebrar el Día de las Peñas. El Atleti, en su enésimo “partido clave” de la temporada se jugaba asegurar la plaza Champions que le permitiría volver a codearse, como antaño con los grandes de Europa.
Pronto comenzaron a complicarse las cosas, Juande, antes de cumplirse el primer cuarto de hora, marcaba tras un rechace y aunque, el Kun empataba diez minutos después desde fuera del área, las cosas no tenían pinta de mejorar. Tras el descanso, Xisco de falta y Capi, aprovechando la escapada de Melli, ponían el 1 a 3 en el marcador. Faltaban 30 minutos y todo parecía indicar que los verdiblancos se harían con el partido.

El 6 de noviembre de 1983 la lluvia seguía arreciando, pero nadie se movía de sus empapados asientos de hormigón. El año anterior, los chavales del Fondo Sur habían creado una peña, que no paraba de animar. En el minuto 55, Mirko Votava recortaba las distancias y el Calderón no perdía la esperanza de asistir a una remontada histórica.

Ayer, tras una pequeña tregua, volvía a llover. El público abandonaba sus asientos, impotente. Desde el Frente Atlético, cada vez de forma más tímida, se seguía animando al equipo y los primeros pañuelos comenzaban a aflorar en la grada.
Pero nada, ni un solo detalle anticipaba que el partido no estuviese sentenciado.

El 6 de noviembre de 1983 había un jugador sobre el césped que se llamaba Juan Carlos Arteche. Un central, sí, de los de antes: seguro, contundente, una muralla. Un jugador que siempre, incluso una vez retirado, supo la importancia de vestir la rojiblanca, el orgullo de defender esos colores, la oportunidad de dejarse la piel en el campo porque jugaba en el Atlético de Madrid.
Suyos fueron los dos goles, en el 85 para empatar el partido y en el 89 para darle la vuelta al marcador que transformaron para la historia una tarde aciaga de lluvia en un episodio de épica y coraje.


Ayer se perdió el partido. No fue, como otras veces, por graves errores defensivos, tampoco es que los disparos de los normalmente atinados delanteros fuesen por centímetros, fuera de la portería. Ayer, el Atleti dio una muestra más de equipo agotado, sin gasolina, sin espíritu, sin confianza, sin ideas, sin creación de juego. Ayer el Atleti bajo los brazos y no apretó los dientes. Ayer no había ningún Arteche sobre el campo. Ya lo denunció Fernando Torres en unas declaraciones tan dolorosas como certeras: “en este equipo nadie te enseña lo que significa defender esa camiseta, nadie te explica la historia”.

El 6 de noviembre de 1983, Arteche, portada en la prensa deportiva al día siguiente, señalaba a la grada y celebraba el tanto de la victoria como si fuese el de la victoria en una final. El Atleti, aquella temporada, disputó la Liga hasta el final.

Ayer no me quedé a comprobar si los jugadores, con el pitido del árbitro, levantaban la vista del césped para mirar a su afición o volvían a hacer un nuevo desplante. Hoy la prensa no da importancia a la derrota, una más de este equipo. Cosas del Atleti, dicen.

27 comentarios:

atletista sin solución dijo...

No fui a ese partido que comentas. No soy socio desde hace tantos años a pesar de mi edad.

Pero, recuerdo perfectamente que lo estuve escuchando por la radio.

Los culpables actuales son los madamases del club, pero los futbolistas también lo son y mucho. Y siempre se van de rositas. Les da igual una cosa que otra. No sienten nada por los colores. Mañana se irán y aquí los únicos sufrientes somos nosotros.

Es incomprenible partidos como el de ayer o como el domingo pasado.

Un beso, Helena y gracias por el post.

sagradotemplo dijo...

Como recuerdo aquel partido. Los pelos como escarpias. Una de los partidos heroicos que jugaba aquel equipo repleto de canteranos. Ese espiritu se ha perdido, y aquí hasta el último mono te hace gestos de que no tiene a quién pasar para que la grada se eche encima de los compañeros y le deje de pitar a él un rato. Penosa la actitud de ayer, aunque salvo honrosas excepciones yo dudo de aptitud en algunos de los jugadores que nuestro club, que no marca.

P.D. Confirmamelo pero creo recordar que el 2 a 3 de aquel partido lo marcó Quique Ramos, aunque la verdad con lo que hizo el algarrobo Arteche, que más da quien lo marcara.

jagsolla dijo...

helena.

¿nos queda algo más que el recuerdo?

El atletico de madrid se muere.

Hele Atlética dijo...

*Sagrado, yo no me acordaba, pero según la página de la lfp, fue Votava.
*Jose, ese recuerdo es algo que no nos podrán quitar, aunque el presente y el futuro es incierto, sí.

J. Urrutia dijo...

Pues yo de esa remontada no me acuerdo, pero si me acuerdo que con mis 9 años de entonces seguía al Atlético como uno de los rivales por la Liga. Campeonato aquel, el de la temporada 83-84 que terminó ganando mi querido Athletic Club (bueno, hicimos doblete...). El Atlético era un equipo bueno, duro, equilibrado, y Arteche representaba los valores del tipo que quiere los colores que defiende. Qué luchas presencié en La Catedral entre Arteche y Dani (otro que a pesar de su estatura derrochaba coraje y tenía un corazón que no le cabía...). Aquello era la ostia!!!!

En fin, ambos vivimos del recuerdo, pero como bien dices, esos momentos ya no nos lo quita nadie...

Ánimo y un abrazo.

diego dijo...

No se puede estar ahi arriba con esa defensa. Como no se fiche buenos centrales en verano, en Europa no haran nada
un saludo

Luisi dijo...

Va a ser verdad eso que dicen de que "cualquier tiempo pasado fue mejor".

Un beso.

Anónimo dijo...

Ha sido emocionante leer como intercalabas la crónica comparativa del espíritu de hace 25 años del equipo y la afición, y lo actual.

La verdad es que en el 83-84 tras esa remontada histórica en la siguiente jornada nos metió 5-1 el Málaga y también perdimos los dos partidos siguientes, pero entonces alternábamos grandes gestas con algunos grandes descalabros, no como ahora que sólo alternamos grandes descalabros con grandes desastres. De hecho en esa temporada luego llegó una de aquellas segundas vueltas esplendorosas que hacíamos entonces y a falta de 4 jornadas estábamos luchando por el título, lástima que pinchamos en esas 4 jornadas decisivas sacando dos puntos y acabando en una entonces considerada mediocre cuarta posición. Y es que a menudo se olvida que con todo lo que se dice de que el Atleti era un desastre en los 80, casi todos los años estaba metido en la pomada de la lucha por el título a pesar de ser un equipo de casi todo canteranos, y sin apenas internacionales.
Saludos¡
Artechenbauer:)

Sergio Medina dijo...

Por eso Gil le echó, porque esa familia no quiere nada del Atleti denro del club. Solo quieren robar.

fernando dijo...

y en 1983 dirigía el club Don Vicente Calderón y entrenaba al equipo Don Luis ARagonés, nada que ver con la penosa situación actual.

Arteche salió de campo lesionado con rotura de ligamentos y luego Calderón le dio la insignia de oro del Atleti. ESo era el Atleti que nosotros queremos, no esta cosa que vemos hoy en día.

un beso.

Anónimo dijo...

Maestra, si por algo me alegro de seguir teniendo la sangre a rayas es por poder leerla a Usted todas las semanas.

Esto se muere, sí jag solla.

Yo también soy de tu quinta -alguna vez te lo he dicho-, yo también admiraba a Arteche, y a Quique; yo también recuerdo que los jugadores antes estaban con nosotros muchos años (te acuerdas de Capón, que siempre estaba ahí?) y cada año se hacía una pequeña renovación y ahí seguían.

Llegó aquél tipo, que entre L.A. de San Rafael y Marbella necesitaba engañar a alguien, y aquél día comenzó el final de esto.

Nunca olvidaré aquellas tardes de fútbol. Nunca olvidaré aquel equipo. Los lunes en el cole discutíamos con los del Madrid (que si Rubén Cano, que si Juanito)porque entonces se podía.
Cuando Marcos o Julio Alberto se fueron al Barca, nos sonó algo extraño,porque eso no era lo normal. Cuando el que cruzó la ciudad fue Hugo no se lo perdonamos.

Éramos un grande. Uno de los más grandes.A pesar de que nuestro equipo estaba formado por canteranos, Quique, Marina, el pobre Julio Prieto, Rubio, Pedraza, ... Se adornaba con algunos veteranos (¿os acordais de Marcial?), con un par de brasileños de oro, o de argentinos, que en seguida se contagiaban de lo nuestro, y salía aquello.

Pero creo que no volverá a ser igual.

JOSÉ I. FERNÁNDEZ dijo...

¿Dónde está Arteche? Pues en el recuerdo que le tributas en la entradilla de tu blog o en crónicas como ésta.
Recuerdo algo parecido, aunque no se consumó la remontada, en un 3-3 con el Espanyol hace cinco años, después de ir perdiendo 1-3, con goles de Hibic y de Aguilera de cabeza en el último minuto.
Aguilera, uno de los últimos futbolistas que han sentido nuestros colores y han honrado esa camiseta.

Un triste abrazo

jesus-23 dijo...

hola bueno soy de mexico pero mi equipo preferido es el atletico de madrid puedes visitar mi blog tambien es de futbol http://jesus-22.blogspot.com/ bueno
gracias

Anónimo dijo...

¡Ay, Arteche, cómo te echamos de menos! Yo también recuerdo aquel partido y todavía veo los dos goles agónicos de un jugador que no era santo de mi devoción, pero que se dejaba la piel en el campo en cada lance del juego. Era un Atleti completamente distinto al actual.
Ahora tenemos demasiados jugadores que no dan el mínimo nivel para jugar de rojiblanco. Un técnico que no se atreve o no sabe corregir defectos evidentes de sus jugadores. Un director deportivo que viene a llevarselo crudo o a permitir que 'otros' lo hagan; que está muy satisfecho de sus fichajes (Eller, Cleber, Reyes...) lo que significa que no sabe por dónde anda. Y unos propietarios que piden paciencia desde hace más de diez años, que pierden dinero anualmente en cantidades importantísimas (eso dicen) y no reconocen su continuado fracaso en la gestión del club (todo ello con el mayoritario apoyo de los medios de comunicación, habría que saber el por qué).
¿Quo vadis, Atleti?

Brilleaux dijo...

Pocas veces recuerdo haber salido del Calderón tan contento, y eso que en mi primer partido aún jugaban Calleja y Ufarte.

Arteche, ese tipo alto y noblote de Santander, se lesionó al marcar el cuarto gol y salió en camilla brazo en alto saludando a una afición orgullosa de sus colores y de los jugadores que los defendían.

¿Dónde estás Atleti? Hace 20 años que no te veo.

Brilleaux dijo...

Pocas veces recuerdo haber salido del Calderón tan contento, y eso que en mi primer partido aún jugaban Calleja y Ufarte.

Arteche, ese tipo alto y noblote de Santander, se lesionó al marcar el cuarto gol y salió en camilla brazo en alto saludando a una afición orgullosa de sus colores y de los jugadores que los defendían.

¿Dónde estás Atleti? Hace 20 años que no te veo.

Tomi dijo...

¡Hola, nueva miembro del Grupo 51! ¿Qué tal?

Lo primero, decirte que sencillamente genial tu comparación de aquel día con el día del pasado sábado. Es más, te juro que a mi colega David se lo comenté ("al Betis un día le remontamos un 1-3 en la segunda parte y estaba lloviendo a mares, yo me sentaba en el Fondo Norte, en la esquina"). Y recuerdo el partido como si hubiese sido ayer.

Recuerdo el júbilo indescriptible que tuvimos. Recuerdo la hostia que se dieron la gente que estaba debajo de nuestra fila, porque el cemento cedió por tanta lluvia y tanto bote que dio la peña en las celebraciones (dichosa aluminosis). Pero daba igual. Desde el suelo se abrazaron a nosotros igual, celebrando ese 4-3 conseguido por Artechee (minuto 45 de la segunda parte, en el 40 había empatado el propio Arteche, hablo de memoria, ojo).

Recuerdo que se fue lesionado del campo por el sobreesfuerzo que hizo. Recuerdos, recuerdos y recuerdos ... Es a lo único que ya nos podemos agarrar los Atléticos. A nuestros recuerdos. Y odio profundamente el estar viviendo continuamente de ellos.

Uno puede estar orgulloso de su historia, pero no puede vivir de ella, no puede estar agarrándose a ella continuamente. Corremos el riesgo de la época en que los vikingos se tiraron sin ganar una puta Copa de Europa durante un porrón de años, y que solamente vivían de restregarnos las anteriores, las que les contestábamos que solamente habían visto en blanco en negro.

Al paso que llevamos, y en un futuro muy no lejano, nos dirán que nosotros solamente recordamos las que vivimos en analógico, pero que en la época digital y de Alta Definición, naranjas de la china ...

Un beso, compi. El próximo partido prometo acompañarte a la puerta 0. Paso de más compromisos.

Santi Riesco dijo...

Gracias por habernos traído a la memoria los buenos momentos vividos con el Atleti. Gracias por removernos la conciencia y hacernos caer en la cuenta de que las cosas han cambiado, y de qué manera.
¿Nadie les puede hacer llegar tu post a los de la primera plantilla?
Besos.

veteranosynoveles dijo...

Joder Hele!. Me acuerdo de aquel partido como si fuera ayer!. No quiero discrepar pero juraría que el 2-3 fue de Roberto Simón, el Gran Marina!.
Dos pases precisos de Landaburu tantas veces criticado y dos arreones a la red del Algarrobo!
No me extraña que esteis de mala leche con este club sabiendo lo que ha sido (un grande) y en lo que se está convirtiendo (un equipo que se conforma con la Champions)!
Besos

Jonathan Nott. dijo...

Joder dejar de recordar el partido de hace 20 años , que esta muy bien para un rato, recordar la mierda de partido que vimos el sábado y recordar esa panda de mercenarios del futbol, recordar como corrían los jugadores del Betis , para que la próxima semana cuando den tres pases seguidos , no se les aplauda como si fueran magos del balón , y para colmo el Leo de las narices , hace unas declaraciones , diciendo que jugaron bien y estaban bien posicionados en el campo, le tenia que recordar la afición que lo del sábado no fue un partido de futbolín .Tendrá cara el muy …………………………HP.

Anónimo dijo...

Hola, ya que mecionas a Torres, recuerdo una cosa que dijo en una entrevista (cuando decidió irse a Liverpool) que se me quedó clavada: "Aquí de aquél Atleti sólo queda el utilero" refiriendose a todos esos valores e historias que comentaís.

La gente de un bar muy conocido del Fondo Sur me comentan algunos comentarios de ex-jugadores atléticos famosos que van por allí sobre la desidia y falta de dirección y organización en el club que da pena.

En fín...

Billie dijo...

Este Atleti ya no está para gestas... qué gran frase la de Torres no la conocía pero es una gran verdad. Artechenbahuer le llamábamos como dice "anónimo". Ni tan siquiera era de la cantera, vino del Racing creo pero sentía los colores. Recuerdo aquella remontada pero no nítidamente, la que no olvidaré es la del 4-3 al Barça después de perder 0-3 al descanso... y aquel Atleti era muy malo pero tenía muchos más huevos. Lo dicho no corren buenos tiempos. Muy buen post, nuevamente. Saludos.

pablo dijo...

Arteche, ese gran defensor, que por ser demasiado atlético, Gil se quitó de encima. Así nos van las cosas y así nos seguirán yendo mientras esos sinvergüenzas sigan desprendiéndose de los pocos Arteches y Torres que nos quedan.

Un saludo, Helena.

futbolsevilla dijo...

Hola que tal.

Después de unos dias totalmente desconectado de la blogsfera por temas de estudios, vuelvo con las pilas cargadas.

Lo del Atlético es imperdonable, perder en casa con el Betis y además por 1 a 3 es inadmisible. Un equipo que quiere jugar la champions no puede tolerar eso.

Que es lo que pasa, pues que tuvo la suerte de que el Racing jugó con el Madrid y perdió, y que el Sevilla, por h o por b no quiere estar este año en champions. Pero a poco que el Sevilla hubiese aprovechado la mitad de las oportunidades que nos estáis dando, otro gallo cantaría.

Y encima lo de Simao ahora.

En fín, que a ver que pasa de aquí a junio.

Un saludo.

Anónimo dijo...

enhorabuena.
Tienes más razón que una santa.

McAlv dijo...

Hola, me gustaría proponeros un intercambio de links. Mi blog es este:

http://unapasionllamadafutbol.blogspot.com/

Trata sobre jovenes promesas de fútbol de todo el mundo. En el caso de que estés interesado en el intercambio, avísame dejando un mensaje en el artículo más reciente de mi blog y te añadiré a mis links favoritos siempre que hagais lo mismo.

Un saludo!

matute dijo...

hola como estas? te propongo intercambios de links, mi web es www.elkun10.com.ar. Muy bueno tu blog

saludos