miércoles, 7 de enero de 2009

Ti-ti-ti-ritando


Los días de Reyes ya no son como los de antes. Que sí, que me apetece mucho leer el último de Murakami y el “Grown up wrong” de los Real Kids tiene una pinta estupenda, pero no es eso.

Me tienen que reconocer que no es lo mismo ir a la tienda, pagar tus regalos, envolverlos y colocártelos en la zapatilla que cuando era Melchor el que te sorprendía, aunque no acertase tanto.

Con el Atleti pasa un poco lo mismo. Quieres poner la misma cara de sorpresa que cuando ves tus regalos junto al árbol pero en el fondo es tan previsible como lo que vas a encontrar debajo de los papeles de colores.

En una tarde noche como la de ayer, pero de aquellos años en los que otros eran los encargados de mantener tu ilusión, si mi padre me hubiese llevado al fútbol, mi madre hubiese refunfuñado mucho y al final me hubiese puesto el pijama bajo la ropa, me hubiese preparado un termo con colacao y un bocadillo de tortilla y me hubiese despedido con un beso, ajustándome la bufanda de lana.

Ahora, que soy yo la que se despide con un beso cuando sale de casa para ir al fútbol, cada vez encuentro menos motivos para estar en esa gélida grada, sin pijama, sin colacao y sin bocadillo de tortilla.

Fútbol tampoco. Al menos por parte de los nuestros. Aunque no es plan de volver con la cantinela de siempre de que si Pernía no es Tomás, ni Maniche es Votava, ni nadie tiene ya los huevos de Arteche o el orgullo de Marina.

Ni la indolencia frente al Valencia, ni la impotencia frente al Barcelona, ni la pésima imagen que da este equipo en el que cuesta tanto reconocerse. Ni siquiera el resto de aficionados con un comportamiento impropio de esta hinchada. Y no lo digo por los aplausos a Messi – merecidísimos, por cierto- que tengo la suficiente edad para haber visto al Calderón en pie aplaudiendo a Kempes sin que nadie cuestionase su atleticismo.

El caso es que ayer me sorprendí un par de veces entre tiritonas preguntándome a mi misma qué estaba haciendo allí, qué me había empujado a dejar a mis hijas con sus juguetes nuevos y marcharme al Calderón a pasar frío y penalidades. ¿Y saben qué?, que cada vez tengo menos respuestas a esa pregunta y que aunque luego sufro amnesia y dos victorias y un empate me ponen como una moto, empiezo a cuestionarme si no ha llegado el momento de acabar con esta relación que me hace pasarlo tan mal.

Porque tengo claro que mientras sigan Cerezo y Gil Marín al frente de este equipo, podré poner cara de sorpresa, pero ya no me engañan con su timo recurrente y descarado. Que son ya muchos años escribiendo la carta en agosto pidiendo la bici nueva y descubriendo en enero que, un año más, te han traído un saco de carbón.

24 comentarios:

AlbertocH. dijo...

Hola Hele:
Comparto bastante tus sensaciones, ayer también me pregunté porqué dejé a mi familia a las 15:00 de la tarde, rompiendo la tradición de Reyes, y cogí un tren directo a Madrid para ver el partido, sobre todo cuando ví ya en el minuto 10 cómo iba a desarrollase todo el encuentro. Tampoco llevé bocata, y el lechazo en el tupper no me cabía. Con mis compañeros de grada no comparto demasiadas ideas, y con los jugadores a veces pienso que ni los colores. Ha sido la primera vez que marcho del Calderón sin que pitara el arbitro el final del partido, y me da en la nariz que no será la última.

Feliz año, Hele, para tí y los tuyos. Nos vemos el Domingo, con previa, que es desde luego lo mejor del atleti en estos momentos.

Un beso.

Billie dijo...

¡Cuánta razón tienes! Tengo la teoría de que a este Atleti no le quedan muchos años de llenos hasta la bandera porque ir a a ver al Atleti es un suplicio y una humillación continua. No creo que gente de bien como tú, aguante mucho más. De hecho estoy convencido de que al Atleti de la Peineta no le esperan más de 30.000 muchachos y cuatro nostálgicos. De este Atleti no se puede esperar más, hay que esperar a que estos se vayan con los bolsillos llenos y las gradas vacías para intentar reflotarlo.

No te quiero ni contar lo que es seguir un Atleti-Barça en Barcelona, con los culés inflados como pavos reales descojonándose de la incapacidad de Pernía, la torpeza de Heitinga o las patadas de impotencia del resto y mientras el Frente jadeando olés, en una jugada en la que acabamos echando el balón fuera nosotros solos sin presión alguna y todo el bar se troncha de la risa. ¿Cómo defiendes eso? ¿Cómo aguantas eso? Es muy frustrante y descorazonador. Saludos.

Billie dijo...

P.D.: Recuerdo una sonora ovación a Faustino Asprilla y otra a Laudrup. Más saludos.

Hele Atlética dijo...

sólo una precisión, Billie. Los olés no salieron del Frente, si no de la lateral. Creo que el Frente, con el que disiento en muchas cosas, tiene más orgullo atlético que mucha de la gente que aplaude a Pernía como canta Olés, o silba a Luis García

miguel diaz dijo...

Lo malo de ser del Atleti es que nos creemos siempre que esta vez sí. Yo estaba convencido de que después del ridículo primer tiempo en Valencia, saldríamos " a la antigua", a morder, a machacarnos hasta la extenuación. Pero, claro, todo parte porque haya un criterio en el uso del balón`, en los movimientos y en la disposición de los jugadores. Nada de so existe. un abrazo. miguel

JOSÉ I. FERNÁNDEZ dijo...

¿Y por qué el Frente no pide la cabeza de Aguirre ni la de Cerezo?
Qué les ha dado el presi, porque a Gil le daban una caña bárbara al final de su mandato...
Lo de los olés fue triste, pero igual de triste que gritar 'Iturralde hijo de puta' ante lo flagrante o animar al equipo y creer en la remontada ante el penoso espectáculo que habían demostrado hasta entonces con una nueva ambición de equipo pequeña que realiza una genuflexión ante el primero que se cruza con un poco de talla.
La jugada de la que habla BILIE fue bochornosa, tuvo que ser muy duro verlo en Barcelona, sí.

Un triste saludo (un año más...)

Billie dijo...

Pues me dejas mucho más tranquilo porque desde la tele no se puede precisar de dónde salen los gritos y me dio muchísisma rábia. Un saludo.

Paul Marble dijo...

¡Qué obsesión, Billie!.
Y sí, Doña Hele, carbón; y, encima, no del dulce.

Billie dijo...

No joder, es que estoy muy quemao' y de alguna manera yo tengo/tenía cierta simpatía por el Frente y hasta algunos amigos/conocidos pero no sé. Bueno que no molesto más.

Vito dijo...

El pijama bajo la ropa, yo también (de niño), se me había olvidado, Doña Hele. De los ultimos dos partidos prefiero no hablar.

Tomi dijo...

¿Qué pacha, Hele?

Solo una puntualización a tu crónica (yo ya empiezo a escribir a partir del próximo lunes, que encima fui uno de los putos gilipollas que me desplacé a Valencia a ver a éstos, más lo de anteayer, imagínate el cabreo que tengo encima):

Si la gente que aplaudió a Messi, lo hizo con ánimo de reconocer el buen juego del argentino, adelante. Yo aplaudí de hecho a Gerrard en el Calderón, porque es mi puto ídolo. No pasa nada.

Eso si, si la peña lo hizo como "castigo" al Atleti, pues como que no. Vamos, que se pueden meter todos sus aplausitos por donde les quepan, así de claro. Los castigos se dan donde se tienen que dar, pero no jamás ni humillándonos ni perdiendo nuestro orgullo rojiblanco.

Y sí, Billie. Desde el Frente no se hizo ningún olé. Ellos estuvieron en su papel: animando al Atleti hasta la muerte.

Un besote, socia. Y ánimo. Recuerda lo que siempre digo: UN ATLÉTICO JAMÁS SE RINDE.

Hele Atlética dijo...

Pues no sé, Tomi. Creo que un aplauso es algo más expontáneo que eso. Yo me levanté y aplaudí. No en el gol, si no al abandonar el campo. Me salió del alma y era desde luego para reconocer lo pedazo jugador que es. En ese momento ni pensaba en el Atleti ni en el resto de aficionados,ni nada. Simplemente quería decir... olé tus huevos, chico, qué bueno eres... No creo que tenga tanta trascendencia como se le está dando en algunos ámbitos.

Un abrazo, Tomi y felicítale el año a toda tu familia y en especial a tu madre de mi parte.

Hele

tacitus dijo...

En estos casos siempre me acuerdo de Evasión o victoria y Max von Sydow aplaudiendo el gol de Pelé

Yo en el Camp Nou no tengo muchas ocasiones de aplaudir a los rivales :P

Pero recuerdo haber aplaudido un golazo de Mendieta con ese Valencia del Piojo & co., por ejemplo.

Tampoco silbo nunca, jamás mi equipo. Y si hace mucho frío me quedo en casa

Vuestra ball & chain creo que la llevais en la maldición de los dirigentes que os tocan. Nosotros también sabemos de eso. Lo peor que te puede pasar como aficionado es la desafección, a mí me pasó en los peores años del gaspartismo.

Un beso y feliz año

Hele Atlética dijo...

Usté es un comepipas, D. Tacitus. Los del Atleti no sentimos frío.

A Mauricio Ganz siempre le aplaudían en todos los campos que visitaba. Ese si que fue un crack.

Feliz año y no se confíe con la vuelta...

Paul Marble dijo...

Pues yo ni aplaudo ni aplaudiré un gol (o una buena jugada) de un rival. Yo, cuando juega el Atlético, reconozco que no veo, que no quiero ver, un partido de fútbol.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Cada vez es más complicado ir con ilusión al Calderón. No es como antes. EStaba toda la semana pensando en el partido, ahora voy (si es que voy) con pocas ganas.

Ves al equipo y se te cae al alma a los pies. Ni un sólo español ni un canterano....

Yo aplaudí a Messi y lo hice porque viví en directo la exhibición de un crack del fútbol y como aficionado me gustó.

Y también grite los "oles oles" con los pases hacia atrás de los Pernía, Seitairidis,etc. ... porque estoy hasta el gorro de tener una defensa que no sabe sacar ni un balón jugado. JOder, llevo viendo fútbol 25 años y he visto equipos de Segunda Regional que tocan el balón mejor que los defensas del Atleti. ES indignante. Quizá estuvo mal gritar "Ole ole", pero es que estoy hasta .... ese sitio síiii.

Del Frente, no espero nada. Están vendido al poder. Si dedicarán a animar, no insultarán a los catalenes, vascos, sacarían pancartas de apoyos a politicos fascistas y a delicuentes. Si sólo animan, pues animan. No se meten en temas políticos.

Y resultó triste que mientras mucha gente gritaba contra Aguirre (y en menor medida otras veces contra el palco), el Frente se calla. Debe ser que están contentos como va el Atleti...

un abrazo.

Paul Marble dijo...

¿Y no resultaría más fácil*, en lugar de criticar (en mi opinión, gratuitamente), hacerse una peña a medida?. Porque lo que no va a hacer dicha Peña es adaptarse a las exigencias de alguien que, seguramente, en su vida ha hecho algo por Ella.
Pero bueno, es cuestión de gustos o de posiciones.
*Es una pregunta trampa: la experiencia me dice que es muy fácil. Pero también es muy laborioso. Y muy desagradecido.

Anónimo dijo...

Pues yo sigo llevando un pijama o un chandal debajo de la ropa: "Ande yo caliente y riase la gente...", os aseguro que funciona, si no lo hiciera me pensaría mucho ir a mas de un partido.
Menos mal que en la Peineta tendremos calefacción, digo yo

Anónimo dijo...

¿Y por qué hay que valorar tanto lo que hace el Frente?, si animan son muy buenos y si no critican son muy malos, ¿acaso son los únicos atléticos que cuentan?, ¿quíen les ha dado el cargo de portavoz de la hinchada?.
Me parece que bien que cada cual tenga su opinión pero no hay por qué exigir que esa opinión la exteriorice el Frente, el que quiera animar que anime, el que quiera pitar que pite, el que quiera cantar olé que lo cante, pero que no quiera que los demás deban hace lo mismo

Fran_Omega dijo...

Muy bien y muy clarita como siempre, Hele.

Veo a muchos aficionados desengañados, después de tantos años de desastre y, por lo tanto, bastante propensos al bandazo: del "tenemos equipo para barrer" al "ésto es la estafa de siempre".

Sin embargo, yo no he perdido aún el optimismo. ¿El optimismo?. Bueno ... no sé demasiado bien si lo mío es optimismo (porque por ejemplo suelo despeinarme de la impresión, cuando leo o escucho "podemos aspirar a la Liga") o falta de derrotismo; porque no he dejado de creer en este grupo.

Incluso, me parece muy injusto que ellos, aunque no sean siempre "justos", paguen por tantos "pecadores" que nos ha amargado la vida durante tantos años. Y nos la siguen amargando, porque este grupo está rodeado de ellos. Que esa es otra.

Dicho ésto; la cruda realidad es que no adelanté mi viaje de vuelta un día, como me pidió mi hijo. Sinceramente: no creí lo suficiente en la victoria ante el Barça. Me encantaría haber sido castigado por ello.

Y me quedé hecho polvo viendo "lo" de Valencia. Decepción y hasta sorpresa: ahí sí me cogieron totalmente con el paso cambiado.

Pese a todo, no sé muy bien si por ser tuertos entre ciegos, o por si hay gente buena de verdad; este equipo no merece nuestro desencanto. Nos han dado lo que llevábamos una década sin recibir.

Tal vez nos estén devolviendo a nuestro lugar, tal vez no ... pero vamos a darles la cañita que merecen, por relajarse y por ser tan, tan brutalmente inoportunos; pero creamos en la única base de equipo de verdad que hemos olido en años. A lo mejor merece la pena.

angelillo dijo...

Hola a todos!
Lo que es evidente es que este equipo no se parece en nada a "mi Atleti". Algo falla cuando no me pongo nervioso cuando hay un partido grande, y cuando perdemos contra el Valencia y ya me lo esperaba desde el minuto uno.
Y la ilusión, esa ilusión que tengo desde niño, me la han matado entre todos. Primero fichando Aguirres y Pitarchs que no entienden lo que significa Atlético de Madrid, lo que es estar en un club GRANDE. Y segundo dejando al equipo huérfano de gente carismática, con corazón rojiblanco. Ya no queda un Futre, no queda un Manolo, un Simeone, un Aguilera, un Fernando Torres, que si pierde el equipo no duerma esa noche. ¿Por qué se desprecia tanto la cantera en esta última época?
Este Atlético no tiene corazón, y a veces tampoco cabeza. Está condenado al quinto o sexto puesto. Y los jugadores no son tan malos como los pintan, todos eran muy buenos antes de ser entrenados por Aquirre. La banda izquierda era la de la selección española (cuando estaba Reyes) y fue llegar al At. Madrid y todos dejaron de ir con la selección (Antonio López, Pernía, Reyes y Luís García). ¿Nos os planteáis que ya hace 2 años que no va NINGÚN jugador del At. Madrid con la selección española? Eso es grave, muy grave, pero nadie dice nada.
Nunca dejaré de ser Atlético, dicen las estadísticas que se cambia antes de partido político o religión que de equipo. Pero mientras sigan Aguirre y Pitarch haré un paréntesis en mi pasión. Y el que quiera criticarme como mal aficionado o lo que sea, que lo haga, pero los sentimientos no se pueden forzar, este no es mi Atleti, me lo han robado.

ISMAEL dijo...

Excelente artículo doña Hele, donde refleja a la perfección el sufrimiento y hastío que provocan estos jugadores y sus técnicos. Ojo que no digo "este equipo", porque yo, como equipo incluyo a su afición, entre la que tengo muchos amigos (aunque haya un "afición" en abstracto, de la que mejor no ponernos a debatir).
A mi me pasa que incluso me alegro de que hoy jueguen a las 5 de la tarde: cuando juegan en la noche, y nos dan uno de sus bochornosos espectáculos (incluso ganando partidos a veces) me cuesta hasta dormir, y paso una noche de perros.
Ya puede imaginar las veces que estoy a punto de mandarlo todo al cuerno.
Pero luego, leo artículos de gente como tú (aqui se puede tutear, ¿no?) y digo: tararí que te ví, ya vendran tiempos mejores para esta entidad, no perdamos la esperanza.
Con los jugadores contrarios, me pasa que acabé teniéndoles manía a todos ellos, a todos. Y eso no es normal, es fanatismo.
Me parece perfecto aplaudir a Messi (y aún más a Kempes, oiga).
Bueno lo dejo, que sí no me pareceré al Fran, escribiendo ladrillos...

Fran_Omega dijo...

Diga usted que sí, Don Ismael ... ¡Ah, no, perdón!. Que aquí se tutea, es la costumbre ...

Dí que sí, Ismael. Yo tengo claro que, si alguna vez se me aparece un genio de lámpara; mi primer deseo será que me dé capacidad de síntesis.

Aprovecho pra saludar y, por supuesto, para reírme un poco de mí mismo (es que he releído mi mensaje anterior).

Rubén Uría dijo...

Hola a todos los lectores del blog. Como lo prometido es deuda, se reedita el Ranking de Blogs de Fútbol. Ya está disponible la votación hasta el 30 de Enro inclusive. Podeis encontrar y acceder al sistema de votación en mi blog. Un abrazo y disculpad las molestias. Gracias.