miércoles, 26 de septiembre de 2007

Yo canté el "y tal, y tal, y tal"

Han pasado muchos años pero todavía me acuerdo de la campaña electoral a la presidencia del Atleti. La última. La única que he vivido como socia. Llegabas al Calderón antes del partido y te invitaban a varios autocares para pedirte la firma y hacerte un regalo: una bandera, una insignia, unas pegatinas…

No voté a Jesús Gil, porque no tenía la edad necesaria para hacerlo, tampoco acudí a Jácara en su primer baño de masas con la coartada de la presentación de Futre. Por aquella época no salía de Rockola, la verdad. Pero sí canté muchas veces el “y tal, y tal, y tal”. Por aquel entonces estaba orgullosa de mi presidente y mira que mucha gente, los más mayores del Calderón, los que más sabían del Atleti, ya le ponían etiquetas de sospechoso y tomaban sus cautelas. Pero yo no. A mí me hacía gracia. Gracia cuando hablaba con su caballo, cuando salía en la tele, cuando pegó a Caneda, cuando llamaba baboso a Ramón Mendoza.

Por aquel entonces, Jesús Gil nos escribía cartas kilométricas para explicarnos su enfrentamiento con José María García o para pedirnos un esfuerzo económico que salvase la sección de balonmano. Y al final de cada carta escribía frases tan geniales como esta: “después de todo compartimos el orgullo de ser atléticos, privilegio del que no todos pueden disfrutar”. Y a mí me convencía y le defendía contra viento y marea.

No recuerdo cuando empecé a sospechar de su gestión, cuando dejaron de hacerme gracia sus bravuconadas ni cuando me di cuenta del daño que le estaba haciendo al equipo. Fue poco antes de su muerte. Desde entonces, todo ha ido a peor. El Atleti se ha sumido en una espiral de fracasos en lo deportivo y de empequeñecimiento en lo social. La desastrosa política de fichajes, el descuido de la cantera, la mala gestión de nuestros activos, la pérdida de nuestros principios, de nuestra filosofía y hasta de nuestra casa, son sólo algunos de los motivos que han propiciado la época más negra de la historia del equipo.

Y todo esto ha pasado ante nuestros ojos sin que nos hayamos dado cuenta, como el niño que ves a diario y no te das cuenta de lo que crece hasta que miras las fotografías del año anterior. Hasta que un grupo de personas empezó a denunciar lo que veía, y decidieron asociarse, dar su opinión de lo que estaba pasando, crear un foro en Internet donde contar su punto de vista sobre la verdadera situación del Atleti y lo que es más importante, señalar a los culpables.

Y aunque una no está de acuerdo con muchas de las cosas que dicen, con algunas actitudes, hoy les estoy agradecida de haberme abierto los ojos en muchas otras. Porque sus palabras al viento están sirviendo para crear una nueva corriente de opinión. Porque ya son muchos los que se giran hacia el palco y, como ellos, alzan la voz.

Este grupo de gente ha convocado esta noche una manifestación en la Plaza de la Villa madrileña, desde donde se dirigirán hasta nuestra casa, el Vicente Calderón. Y hay muchas razones para no acudir, para no acompañarles. Porque juega el Atleti, que ahora está en racha y lo mismo me pierdo el primer tiempo y algún gol de Agüero y además irán muy pocos y lo que es peor, no tendrá ninguna repercusión mediática y quizás no sirva para nada.

Pero ninguno de esos argumentos tiene peso. No estaría tranquila sabiendo que unas personas que se han hecho con nuestro Atleti mediante una apropiación indebida, hoy se sientan en el palco, “thick as thieves”, que dirían los Jam. No tengo ninguna fe en su marcha, pero sí quiero decirles a Gil y a Cerezo, que ya no les creo, que me han engañado. Que dijeron que había que elegir entre Torres y el Vicente Calderón y se han deshecho de nuestros dos mayores símbolos. Quiero decirles que no me gusta la Peineta, que han dividido a la afición, que han conseguido la mayor pérdida de identidad de la grada con sus futbolistas y que han realizado una pésima gestión económica.

Pero sobre todo es un problema de conciencia. La mía me dice que si quiero al Atleti, tal y como me enseñó a hacerlo mi padre, debo estar en la Plaza de la Villa esta tarde y que sí un día canté el “y tal, y tal, y tal” con completa libertad, hoy, con la misma, entonaré hasta quedarme afónica “mi Atleti, sin Gil”.

10 comentarios:

jagsolla dijo...

Estupendo, a mi también me pasó, yo estaba cegado, no entendía de directiva y de culpabilidades, sólo me importaba que el atleti me ilusionase; pero gracias a dios he abierto los ojos y estoy en la lucha de concienciar a la gente del veradero problema.

Pero una cosa está clara, jamás dejaré de animar a mi Atleti y por los siglos de los siglos que yo amaré al atleti en la penuria, en la amargura y hasta que la muerte nos separe.

Argantonios dijo...

Enhorabuena por el artículo Helena, me siento muy identificado con lo que dices, yo cuando entró este sujeto en nuestro club y durante unos cuantos años también me reía de sus gracias, incluso con sus errores y sus bravuconadas lo consideraba bueno para el atleti. En mi entorno solamente a mi padre le veía desconfiar de este tipo, que decía que únicamente venía a servirse del club y desgraciadamente acertó, como otras tantas personas a las que te refieres en el artículo. Ya cuando se cargó la sección de balonmano, que tan mítica era en nuestro club, comencé a tomarle asco. Ahora me pregunto como pudimos estar tan ciegos ante la entrada de esta familia, bueno, y la verdad que me lo sigo preguntando, porque la gran mayoría de la gente no ha despertado aún y se sigue tragando las mentiras y nunca señalando a éstos, aunque actualmente más que por afinidad y defensa hacia los herederos de quién robó el club (por falta de carisma o por lo que sea, a éstos no se les quiere tanto por lo general como al difunto, ya sabemos que el carisma puede ser muy peligroso), lo veo más como una cuestión de pasotismo fruto del lavado de cerebro que le han hecho a esta afición con su propaganda perdedora, conviertiéndola en una afición conformista ante el fracaso continuo y que nunca señala a los verdaderos culpables.
Caso aparte ya es el de la prensa, que si bien se desgañitan en criticar a un loco de turno como Piterman, o el dj farlopero a denunciar, dedicando programas y programas, lo de los pisos de protección oficial de los hijos del presidente del trampa$, lo cual no veo mal sino todo lo contrario, no se por que no hacen lo mismo con el robo de un club tan importante, que eso sí que son millones y millones y lo más importante y grave, cargarse las ilusiones de mucha gente y lo más rastrero que se haya hecho nunca en el fútbol español, y de eso ni mu, ¿tanto dinero reciben de estos sujetos para no sólo callar sino para además alabarles o simplemente hay muchos intereses para que el atleti no vuelva a ser el que fue y únicamente cumpla el papel de bufón de la capital?, ...así de triste lo de la lamentable prensa deportiva de este país, al menos en lo que se refiere a los grandes medios.

Así que el mayor de los aplausos a los quinientos (o los que sean) que esta tarde estén en la Plaza de la Villa, esos sí que son de la mejor afición del mundo.

Anónimo dijo...

Caramba, menuda capacidad productiva. Este sí que es un blog actualizado. Si sigues a este ritmo, podrás escribir un libro. Te lo recomiendo. Ah, por cierto, soy seguidora del Salamanca. A ver cuando vuelve el Atleti por aquí. Qué noches aquellas de Copas (del Rey, claro). Besitos.

Victor M. dijo...

Lo que más me preocupa es la perdida de nuestra identidad y el nefasto mensaje que le damos a nuestros jugadores de cantera. ahora mismo tenemos a 4 jugadores campeones de Europa y subcampeones del mundo que en un 99% no llegaran a debutar con el primer equipo porque al ser de cantera, no hay comisiones de traspaso y no interesa. Eso se traduce en que en los filiales no hay motivación y siempre están al borde del descenso. Siempre hemos sido un equipo de cantera, con salarios equilibrados, que fichaba a 2 o 3 jugadores para completar que marcaban la diferencia de verdad. Os acordaréis de Leivinha y Luiz Pereira, por ejemplo. Perdemos nuestra alma, nuestros valores. esos valores que el mangante de Gil se encargó de segar cambiando a 15 jugadores por temporada y liquidando a los veteranos que los transmitían: Arteche, Ruiz, Quique Ramos, Landáburu... Por desgracia tenemos lo que nos merecemos por no haber reaccionado antes. Aunque hubiera un cambio, volver a ser lo que éramos llevaría un tiempo. Si volviéramos a nuestra filosofía de cantera + complementos tardaríamos en volver a ganar. Sufriremos un tiempo en el que ni de lejos se ganarían títulos e incluso se pasaría mal coqueteando con el descenso, pero a medio plazo volveríamos a ser grandes. Si tuviéramos esa posibilidad de rehacer nuestra historia, habría que decírselo claro a la afición para que no se llevara desengaños y desilusiones, pero cada día estoy convencido de que es el camino.

ForÇa Atleti.

Capitán Alatriste dijo...

Yo me identifico muchísimo con este artículo, porque yo también canté el y tal y tal, pero alto y fuerte. Ahora no me arrepiento porque en aquella época lo veía y lo sentía así, pero sí que estoy absolutamente decepcionado de lo que han hecho con el club. Y también estoy decepcionado de la afición, de nosotros mismos, por habéselo permitido. Siempre pensé que la venta de Torres sería la gota que colmaría el vaso, pero no, además justo después de ejecutarla, vendieron el Calderón, a la semana, y la afición sigue impasible, me parece increíble.

Como me parecen loables todas estas manifestaciones, pero sincermante, es muy torpe convocarla a una hora en la que juega el Atleti. Todo lo que dices de la conciencia y de lo importante que es y demás está muy bien, pero coño, que juega el Atleti en San Mamés, hay que convocarlo antes...

Manolete dijo...

Te doy toda la razón , pero creo que no vamos a conseguir nada con esta medida ,lo que realmente tendríamos que hacer ,es convocar una jornada de asientos vacíos ,es decir que cuando jugara nuestro equipo fuéramos todos al campo y que no entrara nadie al campo los 15 primeros minutos de cada partido, esto si que crearía polémica mediática ,seguro que conseguiríamos mucho mayor apoyo.

En cuanto al articulo fabuloso que bien escribes ,vamos que si por mi fuera las paginas del marca y as ,las escribes tu pero mañana mismo, animo y sigue así que seguro que consigues muchas cosas .Suerte.

Artechenbauer dijo...

Estupendo blog y artículo. Yo no llegué a cantar el tal y tal, aunque la perspectiva de que viniera Futre admito que me produjo cierta expectación, de todos modos no pude votar y no seguí mucho las elecciones. Pero enseguida me dio Gil una grima enorme en cuanto echó con desprecio y de mala manera a todos mis ídolos de adolescencia e infancia como Arteche, Julio Prieto, Landáburu y compañía (quizá me equivoco en alguno ¡, pero prácticamente todos los jugadores que protagonizaron el Atlético de los 80 fueron sustituidos por jugadores que ya estaban de vuelta de todo como López Ufarte o Goicoechea en busca de un dinero fácil y de pronto por más que lo intentaba veía al Atleti y ya no era el Atleti sino algo amorfo y despersonalizado. Si al menos se hubiera convertido en el mejor equipo de Europa como prometía Gil, tal vez habría merecido vender el alma al diablo, aunque antes de venir Gil me sentía 100& identificado con el Atlético hasta cuando perdía con el colista 3-0 (con el Catellón en el 82), y con Gil aun ganando era como si ya no fuera mi equipo de siempre y eso que entonces aún quedaban más signos de identidad, hoy día sin cantera, con los más veteranos del equipo que no pasan de 2 o 3 temporadas, camisetas amorfas, sin estadio, sin nada de nada, sino fuera por el escudo ya no sabía si estoy siguiendo al Atléti de toda la vida o a una mala parodia.

A todo esto me ha llamado la atención lo del rock-ola, ya que cerró en el 85 creo, y lo de Jácara fue en el 87, pero vamos no tiene mayor importancia:).

Saludos y enhorabuena por el blog,
Fernando

adal dijo...

Yo también he cantado el tal y tal, y lo seguiría cantando. Sé que la situación actual del Atleti es motivada por la actuacion de la famila Gil, pero también creo que Gil (padre) savó al Atleti de la desaparición cuando llegó.
Lo que es cierto es que cuando quedaban horas para terminar el plazo de suscripción de acciones al convertirse en SAD apenas se había suscrito capital y fue cuando Gil hizo el "apaño" aquel para suscribir 2000 millones de pesetas que años desués lo llevaron a juicio.
Pero... ¿y si no hubiera suscrito él, y por tanto nadie, esas acciones?
Después levantó al Atleti y logró que se hablara del Atleti, aunque fuera para polemizar, una vez limitó a la prensa a emitir 3 minutos nada más de reportaje por decreto, años después y con libertad pocos son los medios que llegan a ese tiempo suponiendo que hablen del Atleti. La primera en ni llegar Tele(Real)Madrid.
No creo que fuera tan mala la gestión de Gil, eso si lo peor quitar la seccion de balonmano;por cierto en el Museo del Atleti

adal dijo...

joder, se acabó el espacio,
decía que en la sala de trofeos del Museo del Atleti no hay ningún trofeo de la sección de balonmano
¿dónde están todas las Ligas y Copas del Rey conseguidas? ¿y el Subcampeonato de la Copa de Europa conseguido contra la Metaloplástica? ¿y el subcampeonato de la EHF?

Hele Atlética dijo...

Llevas razón, Fernando. Rockola cerró en marzo del 85 tras el concierto de Pánico Speed en el que apuñalaron a un rocker. Pero vamos que si ya no era allí, andaría por el Agapo, por la Vía o por el Jam. Lo que sé seguro es que Jácara no lo he pisado en mi vida. :))

Un saludo y muchas gracias por tu comentario. Artechenbauer, que bueno.