martes, 11 de septiembre de 2007

Los lunes y el reloj del Atleti


Es lunes y entro en la oficina pensando que cómo no ha habido liga esta jornada estaré tranquila durante toda la semana, por lo menos hasta el miércoles que se olvida el último partido y empieza a calentarse la previa del próximo domingo. Pero no. Abro el correo electrónico y llega el primer mensaje: “Buenos días. Este es un finde bueno, no? No ha perdido el atleti y eso ya es noticia…” y así uno tras otro, como cualquier otro inicio de semana.
Ser del Atleti los lunes no es fácil. Casi siempre comienzas la semana cabreada o decepcionada o simplemente aburrida. El vikingo de la mesa de al lado te mira al llegar y sonríe. No dice nada, hasta la hora del café, que ya se va animando:

- ¿Qué? ¿qué tal ayer el Atleti?. ¿Partidazo de Maniche, no? Si es que te lo tengo dicho. Hazte de una vez del “Madriz” y deja ya de sufrir.

Y tú, miras al techo y le echas más azúcar al café a ver si te endulzas un poco la mañana. Porque entre el vikingo, los correítos, los sms y la prensa madridista te están dando la jornada. Y encima es lunes y faltan cinco días para el viernes.
Pero hoy llego pensando en una nueva promoción anunciada ayer a bombo y platillo por el Mundo Atlético (y que tengan que venir de Barcelona para hablarnos de nuestro equipo…). Se trata de un reloj de diseño moderno y funcional con el escudo dibujado en la esfera, para llevarlo en la muñeca además de grabado en el corazón.
No es el primer reloj que hemos llevado los atléticos. El primero nos lo regaló Jesús Gil en 1989 empleando el dinero del precontrato firmado con Fernando Hierro y que éste rompió por 30 millones de las antiguas pesetas para vestir la camiseta blanca. Era sencillo. Con una correa negra de cuero y la inscripción “Regalo de Don Ramón” grabada en la caja. Lo llevé durante años a clase y hasta Michel se negó a darle un autógrafo a una amiga mía en el Corte Inglés porque Gordillo le advirtió del reloj que yo llevaba en la muñeca. Siempre con tanta clase.
El año pasado yo me frotaba las manos pensando en el Cartier que nos mandarían Cerezo y el hijísimo con el dinero del preacuerdo de Reyes. Pero Miguel Ángel ha salido mucho menos rumboso que el padre. Así nos va.
Y Después vino el reloj del centenario. Ya más moderno y deportivo y que encima anunciaba el niño Torres. Se vendieron a puñados y no había novia que quisiese a su chico que no se lo regalase esas navidades.
Ahora, dice la publicidad del periódico catalán que un atlético lo es las 24 horas del día, los 7 días de la semana (incluso los lunes). Así que a partir del próximo domingo tendremos que recortar cupones para conseguir el nuevo reloj del Atleti, que al final te sale casi más caro que un Rolex Daytona. Pero todo sea por vacilarle al vikingo la próxima vez que te pregunte la hora y desenfundes tu nuevo reloj rojiblanco:

- ¿Cuánto falta para salir de la oficina?
- Lo mismo que para que Kaká fiche por el Madrid. Una eternidad.

2 comentarios:

franja dijo...

El reloj no fué por hierro sino por Milla.

Ver la Hemeroteca de "El Pais" artículo del 01/08/90 de Juan José Paradiñas

También la de "La Vanguardia" del 14/09/90 página 28 "Breves" en donde se comenta lo siguiente:

-Jesús Gil, presidente del
Atlético de Madrid ya tiene
24.000 relojes con el escudo
rojiblanco en la esfera y la
inscripción en el dorso:
“Regalo de don Ramón”
(Mendoza). De Cataluña se
han pedido 8.000 piezas —100
para Joan Gaspart— E. l coste
total ha ascendido a 14
millones, cuatro más de los
ganados por Gil en la
operación que aumentó el
precio del fichaje de Luis Milla
por los blancos-

Hele Atlética dijo...

Sí, lo corregí en la siguiente entrada. Muchas gracias por el comentario.