martes, 15 de marzo de 2011

Mi padre (y el Atleti)

Si él no hubiera dicho adiós a todo esto el pasado sábado, ahora estaría a mi espalda cambiándome fechas o corrigiéndome alguna alineación.

Se me ha ido mi padre, sí, y todavía no puedo dejar de llorar, no su muerte, si no la ausencia y el vacío que me deja. Fue un padre cojonudo, un padre de manual, tanto es así que todos los buenos momentos de mi infancia, que han sido muchos, están ligados a él. Tanto es así, que en todos lo malos momentos que he tenido luego, siempre ha estado ahí, de una forma u de otra, en lo bueno o en lo malo.

Si me pongo a contar anécdotas de su relación con el Atleti tendrían ustedes que cancelar sus planes de Nochebuena porque no terminaríamos. En un anuncio un niño le preguntaba a su padre porqué eran del Atleti. Yo lo tengo claro, él me hizo del Atleti porque era imposible querer tanto a alguien y no querer a lo que el tanto quería.

Sé que ese abono que me regaló al cumplir los 10 años era una "trampa" para que mi madre no le pusiera mala cara después de tantos años cancelando planes para irse al metropolitano, poniendo excusas para no ir a celebraciones familiares por escaparse al Calderón o por ajustar siempre las ciudades que no "podíamos dejar de visitar" justo cuando, qué casualidad, se desplazaba allí su Atleti.

Se ha ido mi padre la misma semana que su idolatrada Jane Russell, la única mujer con la que, según sus palabras le hubiera gustado hacer el amor (qué eufemismos usáis los hombres) a parte de con su "Pilita". Sin embargo, si está en algún sitio habrá postergado sus planes para que Escudero le cuente cómo marcó aquel gol o compartir con Arteche cómo disfrutamos el día de la remontada contra el Betis.

Guardo la portada del ABC en la que el sobre el titular de "El tren de la Alegría" se asoma a la ventana de un viejo expreso que les traía de Sabadell tras conquistar una Liga, el mismo año que yo nací. También atesoro las entradas de Lyon cuando nos estrenamos los dos en el arte del calimocho, aquella en la que tras ganar al Athletic en el Bernabeu se sentó en una acera a consolar a un seguidor del equipo contrario que lloraba o la de Zaragoza cuando nos rompieron una luna del autocar los seguidores de la Real y vino todo el camino acordándose del Polilla y su familia cercana.

Aunque lo mejor de todo son los recuerdos... el día aquel que no íbamos a ir al partido, un partido de primera ronda de Copa contra el Mallorca, que era de noche y hacía frío, y quince minutos antes del principio estábamos cogiendo un taxi con la ropa encima del pijama. El día del Vitoria de Guimaraes que nos pusimos a saltar vallas y se rompió los pantalones, sus gritos contra Landáburu, contra Julio Prieto, contra Bjbel... Su felicidad en todos los títulos que hemos vivido juntos (gracias Atleti por regalarnos estos dos últimos para vivirlos juntos).

Hace unos años, después de 50 como socio (a él eso de abonado nunca le entró), el asma ya no le dejaba subir a su localidad en el primer anfiteatro "estoy junto a las cámaras en todo el centro y un poquito alto, la mejor localidad del Calderón", repetía a quien quisiera escucharle. Desde entonces iniciamos el ritual de llamarnos por teléfono cada vez que marcaba el Atleti, primero yo y si había suerte y "mojábamos" de nuevo, marcaba mi número para que celebrásemos juntos los goles.

Sus últimos tres meses han sido jodidos de verdad y aún así, no ha dejado de ver ni un partido de "los chicos", cuando los médicos y enfermeras se sorprendían por su entereza y su capacidad de sufrir sin quejarse ni una sola vez, se encogía de hombros y decía "soy del Atleti, estoy acostumbrado" y como no podía ser de otra manera se fue al cielo mientras jugaba nuestro equipo del alma.

Hace años le di las gracias por haberme inoculado el veneno atlético y él me las devolvió por haberle correspondido con el del antimadridismo. Le hubiera gustado ver cómo horrorizados, le dijimos al de la compañía de seguros que no podía haber ninguna corona blanca (por mucho que se empeñara en que eran más elegantes, qué despropósito) o su "friki-esquela" con un Aupa Atleti como final. Le enterramos con las cartas que le escribió mi madre, su compañera, su amante, su MUJER, con todas las letras y con la que ha compartido 57 de sus 72 años. Pero también, como no, con un escudo de su otro amor... el Atleti.

Me quedo con la pena de no haber podido ganar un derby en los últimos años para celebrarlo con él y con varias latas de Mahou. Igual es este sábado, pero ¿a quién voy a llamar yo, papi, si tu ya no estás?

Te quiero, Papá y nunca te olvidaré. Gracias por todo.

41 comentarios:

Adal dijo...

Lo siento mucho Helena. No conocí a tu padre, sólo le vi un día que nos vimos en el Calderón en un derby. Seguro que fue una grandísima persona, porque doy fe que tuvo como descendencia a una atlética como pocas, siempre te oí hablar de tu padre y trascendía en tus comentarios una gran adoración por él.
Aún en estos momentos de pena y dolor es gratificante ver una foto de tres generaciones de atléticos, de grandes atléticos.
Me pone los pelos de punta leer tu blog, quienes me conocen saben lo atlético que soy, pero sólo un aprendiz al lado de gente como tu padre.
Ojalá este sábado logremos ganar ese derby que hace años que no ganamos y lo disfrute desde ahí arriba junto a las viejas glorias.
Un besazo enorme para ti y para toda tu familia.

Tomi Soprano dijo...

Qué quieres que te diga, Hele, que no te contara ya ayer. Me quedé hecho polvo al conocer la noticia (grábate bien mi móvil, condená) y siento en el alma no haberte acompañado y haberme despedido de él. Lo siento en lo más profundo de mi corazón.

Al llegar a casa, me puse a reflexionar, y me acordé también de aquel botellón que hicimos en Lyon (echarle a una bota de vino ginebra con coca-cola, pues no somos nadie nosotros ni ná), y, junto con mi madre (tuve que decírselo, Hele, no podía ocultárselo, aparte de que me notó que me pasaba algo nada más llegar), estuvimos recordando aquel viaje a Zaragoza, con tu padre preguntando a todas horas por cuándo y dónde íbamos a comer :-DDDDD

También tengo grabada de él su mirada perdida cuando hicimos una parada en el viaje de vuelta de aquella puta final (puta, por el resultado, y más puta aún por los desgraciados que nos rompieron las lunas), mientras tomaba algo. Fijo que estaba aún dándole vueltas al Polilla Da Silva. Fijo.

¿Cuántos partidos podríamos haber visto juntos, Hele? ¿Cuántas temporadas guardándonos los sitios? (vosotros, casi siempre, una fila por encima de nosotros).

Ya sé que la vida es así y hay que resignarte a esto, pero, como diría mi madre, se nos ha muerto "el banquero", como a ella le gustaba llamarle.

Me quedo, de todas formas, con la alegría con la que me comentaste ayer todo lo que le disfrutaste, y lo mucho que os queríais, y, obviamente, siempre le intentaré recordarle con la misma felicidad como la que me transmitiste ayer.

Un besazo muy fuerte de mi madre, de mi hermano Manolo y, por supuesto, del menda lerenda.

LUIS dijo...

Helena, se de que has escrito, mi padre ya le habrá buscado acomodo en el quinto anfiteatro, el mio se fue en Abril de 1999, cuando luchabamos contra el Parma....este equipo nos mata, pero es tan gloriosa esta muerte que casi uno desea que llegue para sentarse a lado de los que ya no están fisicamente....pero que siguen estando.....buscando la manera de jorobar al diseñador de esta vida para favorecer con sus deseos a nuestro Atléti.
Mis lagrimas, han salido a pasear por mi cara, tú has sido quien las ha provocado......normalmente...estaría triste.....pero debo decirte...GRACIAS....AUPA ATLETI

Carlos Ruano dijo...

El mejor consuelo son los recuerdos, los olores, los lugares, las risas compartidas, las pasiones simbióticas. Ánimo enorme Helena.

David dijo...

Joooder Hele que estoy en el curro y me dicen por que lloro.

Por ti, por tu padre este sábado dejo que el Madrid pierda, me da igual la liga, eso si este mensaje se auto destruirá en 3-2-1-BUm yo nunca he escrito esto.
Un besazoooooooo

Jesús dijo...

Ahora más que nunca: Forza Atleti! Un beso, Hele.

jesuskun dijo...

Cuando leo unas lineas que destilan sentimiento atlético no puedo evitar emocionarme. Me da igual que sean describiendo lo estético de un túnel de Luiz Pereira que narrando un viaje de medio día en tartana al viejo Altabix.
Pero al leer tu "hasta siempre" a tu padre, se me han saltado las lágrimas e ineludiblemente he pensado en el mío, que se fue hace diez años. Era un atletista moderado, iba poco al campo, no discutía con nadie de fútbol (y casi de nada), pero yo se que se lo guardaba todo muy adentro.
Cuando se junten ambos a ver el derbi en ese tercer anfiteatro, en el que no hace falta guardarse los sitios, mi padre ya sabrá que su nuevo morador ha recibido en vida un cariño inmenso por parte de su familia, porque yo se lo habré transmitido. Y sin duda alguna, tu padre se habrá ido reconfortado y en paz sabiendo lo que le queréis.
Un abrazo muy fuerte para ti y tu familia

La menor dijo...

Que hermoso homenaje, Hele, a la memoria de tu padre, a través del camino que viviste con él, unidos por esa pasión sin remedio y pelín dolorosa que se llama Atleti.

Dejar un recuerdo de esta manera que nos transmite tu sentimiento, es un auténtico privilegio para los dos.

Mi cariño siempre.

Dr. Caligari dijo...

Un fuerte abrazo, ánimo Hele.

Bacharach dijo...

Erase una mujer que era toda ella corazón. Un abrazo muy fuerte.

cocheluis dijo...

Un fortísimo abrazo Hele.

Manchego Curado dijo...

Qué suerte tener un padre así. Muchos besos.

Madder dijo...

Siento no haber podido decírtelo en persona. Sólo recuerdo haber hablado con tu padre una vez, mientras el Chelsea nos machacaba en Londres, pero estoy seguro de que el tercer anfiteatro se lleva lo mejor de nuestro Atleti. Un beso muy fuerte

Fran Omega dijo...

Cuesta encontrar las palabras para algo tan simple como acompañarte y apoyarte, Helena, y sin embargo a tí te han llegado a borbotones, en estado de inspiración absoluta, para homenajear a tu padre.

No saber de dónde has sacado las fuerzas, lo hace aún más admirable y, mientras me acuerdo de aquél e-mail colectivo de la semana pasada, te envío un emocionado abrazo, amiga.

Pilar dijo...

Te voy a contar una cosa cuando nos conocimos en el año 1958, el no queria que me fuera de vacaciones y yo le dije pues borrate tu del Atleti. Rompio el carnet, pero cuando empezo la nueva temporada, medijo que lo habia pensado mejor y que fuera de vacaciones. El Atleti siempre fue mi rival-Me ha gustado mucho ,pero no me hagais llorar mas.te quiero

CarmenRojiblanca dijo...

Hola cariño: Te escribo porque no he parado de llorar leyendo tu blog. Adal me lo contó al mediodía cuando llegó. Me preguntó que si había conectado con internet, y yo le dije que aún no. Su cara era todo un poema, la tristeza, la pena, todo se asomaba allí. Sus ojos medio llorosos y sus labios temblando me dijeron que tu padre, más atletico que nadie, se había ído a ver el partido del sábado junto a mi abuela paterna, que le había pedido a mi abuela Florinda una silla allí en el cielo, para ver ganar a su Atleti de sus amores.
No le conocía, pero la verdad es que te conozco a tí y sé cómo eres, una gran amiga, una gran hija, una gran madre y una gran esposa. Te supo pasar los verdaderos valores de la vida. Y te supo pasar su amor por el Atleti, y eso no tiene precio.
Sabes que puedes contar conmigo y con Adal, siempre, de veras.
Un beso muy grande para las niñas y para ti y tu familia.

Carmen Rojiblanca.

Manu dijo...

Un fuerte abrazo, Helena, lo siento muchísimo, de corazón. Te mando todo el ánimo y el cariño del mundo.

Un beso.
Manu

Iván dijo...

lo siento muchísimo, he llorado tanto que he acabado el papel higiénico con los mocos.Gracias a tí soy del mejor equipo del mundo aunque a mi padre no le guste.
Un beso Iván.

Hele Atlética dijo...

Un gran amigo de mi padre me acaba de hacer llegar esta carta. La pego en dos comentarios seguidos, porque no cabe de otra forma. Muchas gracias Manolo, me has emocionado profundamente
-----------------------------
Buenas Tardes Elena- o quizás Helena-, hace cinco minutos que tras entrar en el Blog “futboleras”, y leer el comentario que haces sobre tu padre (mi amigo) me he quedado impresionado por su contenido, y apenas me ha dado tiempo a enjugar mis lágrimas para poderte escribir esta nota. Por tu facilidad de palabra para expresar tus sentimientos se ve claramente que eres digna hija de tu padre, y que te tomas la muerte como él se tomaba la vida, como lo que realmente es, un paso hacia un plano superior, en el que por fuerza reinarán los valores tradicionales que siempre le han acompañado: lealtad, amor, amistad, ternura, pasión por su cosas preferidas, por su Atleti, por su mus, por su cine etc., siempre respetando la opinión de todo ser viviente, sin mirar su color de piel, sus ideas políticas, su equipo de fútbol o su religión, como tiene que ser un hombre de verdad. Como tú muy bien sabes, todas estas virtudes, o defectos, según se mire, los tenía tu padre y por ello era admirado por todos los que le conocíamos bien.
Conocí a Manolo allá por el año 1958 cuando entré en el Banco Central de botones, desde el primer momento me llamó la atención y me sirvió de ejemplo por su pulcritud en el vestir-me parece que le estoy viendo con su abundante cabellera bien peinada y su terno perfectamente planchado- y no solo era su aspecto externo, sino que nada más hablar con él percibía uno su señorío.
Pronto le entraron sus inquietudes sindicales, y se presentó como candidato en la única formación que era viable por aquellos años, y como era de esperar, conociéndole como le conocían sus compañeros no tuvo ninguna dificultad para ser elegido “enlace sindical”. A partir de ese momento trató de defender los intereses de sus compañeros en el banco. Llegó la democracia, se siguió presentando para el cargo, y una y otra vez fue elegido.
Le destinaron a Pinar del Rey y allí fijó su residencia, yo me quedé en la División Internacional y perdimos todo contacto.

Hele Atlética dijo...

Pasados los años, y ambos ya en situación pasiva, me lo encontré de nuevo en nuestra Asociación, retomando nuestra vieja amistad. A pesar de los años trascurridos, más de 45, a excepción del pelo, poco o nada había cambiado, sobre todo en su forma de pensar, totalmente contraria a la mía, el siempre había sido de una tendencia política y yo de la opuesta, el era un fiel seguidor del Atlético del Madrid y yo de Real Madrid, el era un gran creyente practicante y yo un agnóstico, pero te puedo asegurar que en ningún momento tuvimos el menor roce, siempre nos respetamos mutuamente, y a pesar de que tu dices que le inculcaste tu “antimadridismo”, a mí nunca me lo dio a entender.
Siendo fiel a su manera de ser, nada más llegar a nuestra asociación, aprovechando la memoria prodigiosa que tenía, se tomó la molestia de facilitarme una relación de más de 300 personas, compañeros del banco ya en situación de retiro, con sus nombres, apellidos y números de teléfonos para que pudiéramos hacer las gestiones oportunas tratando de que se incorporaran a nuestro colectivo. A fe mía que la tal relación nos fue muy provechosa porque más del 60% de los compañeros se afiliaron, y mas sabiendo que Manuel Platas llevaba a cabo la gestión.
En noviembre hizo un año, -concretamente en la celebración de nuestro Santo patrón San Carlos Borromeo- que se me ocurrió la idea de cómo aprovechar sus conocimientos sobre cine invitándole a que dirigiera el coloquio sobre las películas que tenía en mente se proyectaran en la sede de la asociación el primer lunes de cada mes. Aún recuerdo su cara en el restaurante A´TRAPALLADA, cuando le comenté el proyecto. Todo ilusionado, mes tras mes y los últimos sin apenas poderse mover, acudía puntualmente a eso de las 4:30 horas, con tiempo para tenerlo todo controlado, aunque me costa que en algunas ocasiones tenía que renunciar a parte de sus obligaciones familiares, como aquella vez que llevó consigo a una de sus queridas nietas. ¡Poco orgulloso que estaba mi buen Manolo presentando a la niña a todos los asistentes!
Te confieso sin ningún pudor que me han brotado lágrimas por tu padre, más quizás, que si fuera algún miembro de mi familia, porque pienso que todos nacemos para morir, pero hay algunas personas que por una razón o por otra debieran quedar para siempre, en el caso de tu padre por dos razones que no hacía falta que te dijera porque ya las sabes: por su bonhomía y por su privilegiado cerebro. Creo que habrá pocas personas en nuestro país que sepan tanto de cine y de fútbol, especialmente del Atlético, como sabía tu padre, y lo que era mejor sin jactarse de ello y compartiendo sus conocimientos con todo aquel que se le acercara.
Siento que esta nota sea tan extensa y te robe tu precioso tiempo, pero sabes muy bien que podría llenar un libro con todas las anécdotas, “cotilleos” y sucesos que me contaba tu padre que había tenido a lo largo de sus 72 años de vida, como podían ser sus buenas relaciones con Álvaro de Luna o Manuel Alexander, e incluso con la ministra de cultura actual, Ángeles González Sinde, y con tantos y tantos personajes de la farándula, a los que seguía desde su más corta edad, cuando iba a visitar a su padre en su trabajo. Como aquel 19 de febrero de 1992, en que en su condición de representante de los trabajadores del Banco Central, había sido convocado por su Consejero Director General Don Ricardo Tejero Magro, tras una brillante intervención suya a nivel sindical el día anterior, día maldito en que el alto mandataria del banco murió media hora antes de la cita con Manuel vilmente asesinado por ETA.
Ahora sí que me despido por no cansarte, y al igual que le he dicho a tu madre, os deseo una paz interior, sin olvidar nunca a Manuel.
Recibe un fuerte abrazo. Manolo

miguel diaz dijo...

Al leer tu relato, enseguida he notado ese calor, casi quemazón, que provocan las lágrimas al resbalar por las mejillas hasta la comisura de los labios, dejando un profundo sabor amargo. El sabor y el calor de las lágrimas de un hijo que pierde a su padre.
Descansa en Paz, Manolo
Un fuerte abrazo, Hele.

Anónimo dijo...

Hola Helena, he leído este articulo y he pasado un mal rato, lo que sentía el hijo del tío Conrado, lo sabemos muy bien los que somos de la misma cuerda, como mi padre y yo, seguro que esta arriba contando batallas atléticas por mi parte le recordare siempre con mucho cariño.
Un beso fuerte para ti atlética

Ricardo Gamo

Vix dijo...

Mi más sentido pésame Helena. Me acabo de enterar de esta triste perdida al verlo aquí. Solo una buena narradora y sobre todo una buena hija podría escribir tan digno y sentido homenaje a un padre. Te puedo decir que se me han escapado las lágrimas porque has dicho todo lo que yo no pude decir al mio cuando nos dejó con un 699 de número de socio. Seguro que ahora tu padre junto al mio, allá donde estén, harán más fuerza para que nos devuelvan el club que nos robaron. Mucho ánimo y un besazo enorme para ti Miguel y las niñas. FORÇA ATLETI.

VELITA dijo...

¡Hola Helena! No te conozco,pero me ha emocionado tu carta. Soy también hija de atlético, y mi padre ya murió hace tiempo, pero siempre recordaré que en sus últimos años en los que no podía ir al campo, los días (que fueron muchos) en que los partidos eran chungos, se metía en su cuarto y no se le podía llamar hasta que el resultado era definitivo y favorable. Y gracias a tu publicación hoy he recordado ¡QUE BUENO ERA MI PADRE! ¿Será que todos los atléticos son así. Un saludo, y piensa que estará allí arriba reunido con todos los atléticos que se fueron.

Santi Riesco dijo...

¡Qué manera de llorar!
Un fuerte abrazo.
No puedo escribir más.

Anónimo dijo...

No se me ocurre nada que decir, expresar sentimientos escribiendo es un don que muy pocos tenéis.

Mucho ánimo Helena, un abrazo.

Atlético71

Cárabo dijo...

Me he emocionado y no soy de lágrima fácil. ¡¡GRANDE TU PADRE!!

Un fuerte abrazo, Helena.

El Impenitente dijo...

Mucho tiempo hacía que no pasaba por aquí. No nos conocemos. Apenas hemos tenido trato. Aún así no puedo menos que enviarte un abrazo.

Carmen Muñoz dijo...

Hola Helena, me enteré ayer y lo siento muchísimo. Qué orgullo debe sentir tu padre, wapa, por todo lo que dices y por todo lo que se respira en lo que dices. Mucha fuerza. Un beso enorme

Anónimo dijo...

Hola Helena. Hace mucho que no me paso por el Foro y como perdí la esperanza de que actualizaras el blog, tampoco por aquí. Por eso, me acabo de enterar de la muerte de tu padre. Lo siento mucho. Ahora estoy en el trabajo, con un nudo en el estómago porque una vez más, como siempre, has logrado transmitir lo que querías con el texto y había mucho emoción ahí. Lo del antimadridismo como justo pago por habernos "hecho" atléticos, es algo que me suena y muy cerca y que me ha hecho sonreir. Espero que nos veamos por aquí, por el Foro o por el campo.

Un fuerte abrazo. Gilmore.

Anónimo dijo...

Animo Hele ¡¡ y sigue escribiendo, eso te ayudará. Puedo suscribir lo mismo que nos cuentas...me he sentido muy identificado.
un fuerte beso

Anónimo dijo...

Animo Hele ¡¡ y sigue escribiendo, eso te ayudará. Puedo suscribir lo mismo que nos cuentas...me he sentido muy identificado.
un fuerte beso
Miguel

A.F.G LA SAFOR dijo...

Hola, un saludo a todos los futboleros, queremo informar de que se va a disputar una nueva competicion en la zona de la Safor, Valencia, en la que competirán equipos de todo el país. 2500€ en premios. Equipos o personas interesadas entren en nuestro blog. Un saludo y gracias por vuestro tiempo.
http://afglasafor.blogspot.com

Melannie dijo...

Hola!!
Permiteme presentarme soy Melannie, administradora de un directorio de blogs, visité tu sitio http://futblogeras.blogspot.com/ y
está genial, me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y por mi parte te pediría un
enlace hacia mi web y asi beneficiar ambas webs con más visitas.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a melannieagurto@gmail.com

Éxitos con tu blog.
Un Saludo
Melannie.

Anónimo dijo...

Hola se buscan colaboradores para Onda Atlética para el programa la liga de los 18 interesados contactar con @ondaatletica por twitter o skype a onda atlética o al mail ondaatletica@gmail.com gracias

pedro dijo...

Hola se buscan colaboradores para Onda Atlética para el programa la liga de los 18 interesados contactar con @ondaatletica por twitter o skype a onda atlética o al mail ondaatletica@gmail.com gracias

pedro dijo...

ánimo y perdona no sabía nada de lo que te había pasado solo buscaba gente para colaborar con un programa

Marcos dijo...

Buenas,
He podido acceder a su web y debido a su calidad de contenido y a la similitud de temática con mi web: http://www.partidosendirecto.es me gustaría proponerle un intercambio de enlaces.
Por otro lado, en el caso de que dispongas de más webs o blogs, agradecería que me los indicaras porque yo dispongo de algunas más y podríamos hacer algún otro intercambio.
Espero su respuesta info@partidosendirecto.es
Atentamente,
Marcos

Anónimo dijo...

UFFFFF, HELENA¡¡¡¡¡
ACABO DE DESCUBRIR TU BLOG, ME HA ENVIADO EL LINK MI MARIDO...PORQUE SABE QUE ME SIENTO IDENTIFICADA (GRACIAS JOSE, POR CONOCERME TANTO).
POR SUERTE TODAVÍA TENGO A MI PADRE, A ESE GRAN SER, ÚNICO PARA MÍ, QUE ME REGALÓ, TAMBIÉN, A LOS 10 AÑOS MI CARNET DE SOCIA DE NUESTRO ATLETI, Y....PASADOS 35 AÑOS, SIGO YENDO AL CALDERÓN DE SU MANO.
LEER QUE TE FALTA LO MÁS GRANDE, ME HA HECHO LLORAR...ESE ES EL SENTIMIENTO ATLÉTICO....SOMOS UNO.
GRACIAS POR EXISTIR, GRACIAS POR TRANSMITIRLO..... GRACIAS.... EL SENTIMIENTO ATLÉTICO ES ÚNICO, SOMOS UNA FAMILIA....SIEMPRE HACIA DELANTE. SALUDOS ROJIBLANCOS.ISABEL.

Anónimo dijo...

Este año SI

mariano dijo...

DP LA FAMILIA ATLETICA A TENIDO UNA GRAN PERDIDA