miércoles, 12 de diciembre de 2007

Aquel Atleti, aquel Granada de Lalo


Eduardo Gómez Lalo, llevó al Granada al Calderón en la copa tras “cargarse” al Villarreal y al Valencia en la que fue su última aventura en los banquillos. El Atleti había llenado los Cármenes quince días antes, llevándose la victoria y dejando la eliminatoria prácticamente sentenciada.

Aquel Granada C.F. jugaba de cine, como siempre han hecho sus equipos. De cine. Al margen de resultados, al margen de presidentes.

Durante estos días, previos al nuevo enfrentamiento con este otro Granada, me he acordado mucho de Lalo, el “viejo profesor” que me hizo ver el fútbol con otros ojos cuando yo empezaba en esto del periodismo y él ya estaba de vuelta de todo. Lalo, jugador del Oviedo, del Granada, del Murcia... era el fútbol reencarnado en un futbolista diferente, con una cualidad que años después popularizó en todo el mundo Johan Cruyff, su imparable cambio de ritmo. Reposado, de repente salía como una flecha, como un látigo, cuentan los que tuvieron la suerte de verle jugar.

Como entrenador, no traicionaba su ideario por nada ni por nadie. Lalo sólo sabía jugar al ataque, sólo sabía jugar a ganar. Ama el fútbol, a veces de forma enfermiza. Yo bendigo aquellas prácticas que cruzaron nuestros caminos en una fría sala de prensa de El Ejido.

Ayer, futblogeras tenía carta suya... para hablarnos de aquel partido, de su último enfrentamiento con el Atlético de Madrid.
“Con la noticia del enfrentamiento con el Granada, las peñas calladas – en su primer año en el infierno – se movilizaron y aparecieron por toda la provincia. Yo, ansioso por enfrentarme al Atleti, me acordaba de cosas que "Lobito" Hernández me contaba, especialmente, de Silva y Ben Barek.
Abellán y toda su parafernalia se desplazaba a Los Cármenes con el "Tirachinas". Con más éxito que un circo en la feria del Corpus. El club no paraba de recibir peticiones y quién les escribe, idem de idem. La cosa fue tan impresionante que dos días antes del encuentro se concertó con una empresa la colocación de más de 2.000 gradas supletorias y se consiguió en un tiempo récord.
Gratos recuerdos, pese a haber sido eliminados. No obstante, debo decir como disculpa que el Granada no lo hizo nada mal y que se encontró con algo inesperado, el portugués Dani que vino precedido de una gran fama, sacando el tarro de las esencias en las dos confrontaciones. Puedo decir, sin temor a equivocarme, que fue clave en la eliminatoria. Después se fue diluyendo dejando el club con más pena que gloria.
Hoy nuevamente vuelve el Atleti de Madrid a Granada, encuadrado en la liga y en la Copa, con una plantilla excepcional. Sin embargo, su rival es un equipo de Murcia que se ha venido aquí y se ha afincado en Motril. Es un asunto incómodo, no sé como calificarlo. Un infiel en la cruzada, un vecino no invitado. Cosas del fútbol de ahora. Inexplicables, como tantas otras.”

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando habla el profesor, solo se puede decir amén....amen de otros muchos elogios, claro. Qué entrenador se perdió el Atleti! Saludos desde Sierra Nevada, la tierra de los halcones.

Carlos Fuentes dijo...

joder qué bueno
procedo a cerrar mi blog, no tiene Vd piedad

Hele Atlética dijo...

No lo haga nunca. Acabaría con mi inspiración...

Carlos Fuentes dijo...

entonces buscaré para el fondo otro color sufridito

Pablo dijo...

Qué gran post y que bueno es recordar a los tipos que dignificaron el fútbol. Este experimiento de hoy no tiene nada que ver con el Granada de toda la vida.

Un saludo.

atletista sin solución dijo...

Una historia muy bonita y desconocida para mí. No dejas de sorprenderme, Helena.

Un beso.

atletista sin solución dijo...

Por cierto, acabo de leer la postal danesa de Mª José y es genial.

Yo, por principios, no tengo ídolos que luego, cuando les conoces pasa lo que cuenta Mª José.

Así que estoy con Sergio. Que sean profesionales y con eso nos conformamos. Si luego, son como Beckham, que dicen que hasta que no firmaba el último autógrafo al último niño no se marchaba a ver a Victoria, pues ya es para nota. Eso dicen de Beckham, que yo no lo he visto nunca.

Por cierto, ya le oí comentar a M J Navarro en la transmisión de la Cope que estaba pidiendo autógrafos para una amiga que tenía un blog. Suponía que eran para ti.

Gracias, Helena y M J Navarro.