lunes, 26 de noviembre de 2007

Dos Asambleas, Dos

El Domingo, qué casualidad, celebraron sus asambleas anuales dos grupos que aglutinan a mucha gente del Atleti. Tienen objetivos distintos y suelen mirarse con desconfianza pero, qué cosas, tienen en común mucho más de lo que ellos mismos imaginan.

Sus responsables reciben críticas de gente que no mueve ni un dedo, se llevan palos anónimos de tipos que suelen refugiarse tras un teclado y trabajan, mucho, por defender sus creencias. Por encima de todo les une su amor por el Atleti, cada uno a su manera.

A las once, puntual, comenzaba la asamblea de la Agrupación de Peñas del Atlético de Madrid en el Vicente Calderón, su casa. Sala llena, unas 150 personas y representantes de 43 peñas rojiblancas. Se rinden cuentas del trabajo realizado en el año, de los proyectos que se han quedado en la cuneta y de los pendientes de realizar. Se habla de los autobuses, de los desplazamientos, de los actos de hermandad entre peñas, de los aniversarios. Se da las gracias a toda la gente que ha hecho posible el proyecto, con su trabajo, con su dedicación, por cada minuto que han regalado.

Se insiste, una y otra vez, en que la asamblea es el foro adecuado para hablar, para pedir explicaciones y para expresarse. Los responsables de la Agrupación de Peñas recuerdan a los asistentes que están allí para escucharlos, que nacieron con el ánimo de unir y la celebración de esta reunión es tan sólo una prueba de ello.

Se preveía una Asamblea “movidita” pero las voces discordantes no llegan y la cita termina con el anuncio de la convocatoria de elecciones a finales de temporada, coincidiendo con el mandato estipulado en los Estatutos. Será el momento para que todos aquellos que no han estado conformes con esta gestión presenten una alternativa, para que todos los que se han llenado la boca con críticas e, incluso insultos personales y amenazas, demuestren su ilusión, sus ganas y sus ideas nuevas. Para que, si las Peñas así lo deciden, lleven a cabo su proyecto.

Lejos de allí, en un local del centro, se celebra la asamblea de la Asociación Señales de Humo. La gente llega en hora pero no se empieza hasta pasado un rato: el rato que tardan en saludarse, en presentarse, en recordar alguna anécdota, en preguntar por la familia y charlar un poco de fútbol. Se oyen apodos, y palmadas en las espaldas, y risas y algún grito de sorpresa. Algunos hace tiempo que no se ven, otros se ven a menudo. Algunos son jóvenes, otros ya no tanto. Predominan las canas, también hay muchas gafas; si alguien tenía la idea de que iba a ver a unos peligrosos hooligans pensaría que se había equivocado y se había metido en una asamblea de libreros. Pero es lo que tiene Internet, y la prensa, y los periodistas cuando quieren dar una imagen que no se corresponde con la realidad.

Empieza la asamblea y se habla de la actualidad de la asociación, de las cuentas y las cuotas y de lo que cuesta hacer frente a los gastos y de las mil y una maneras de ahorrar. Se habla de proyectos futuros, de editar libros relacionados con el Atleti, de organizar jornadas sobre su historia y su identidad. Se habla del estado de las demandas que ha interpuesto el Club contra la Asociación. El Club o más bien los dirigentes, posiblemente los únicos dirigentes del mundo que cargan contra sus propios aficionados por el simple hecho de defender su patrimonio. La rabia y el asombro de pasadas asambleas da paso a una sensación nueva, algo así como serenidad mechada de incredulidad, risa y resignación. En fin, es lo que tiene esta directiva, ya no les extraña nada.

Se pide moderación y respeto para los que no piensen igual, se hacen votos por controlar a aquellos que utilizan Internet para insultar a aquellos a los nunca se atreverían a insultar a la cara. Es curioso hablar de moderación entre gente tan moderada, pero se hace de todos modos. Saben que se ha ofrecido una imagen de ellos que no les corresponde, saben cual es la táctica de los que les quieren desautorizar y no quieren hacerles las cosas fáciles. Se oyen cosas tan cabales que da pena que no las escuche más gente.

Se habla de otros movimientos parecidos que empiezan a surgir en otros equipos españoles, en el Betis, en el Sevilla, en el Albacete, en el Zaragoza. También se habla del proyecto europeo de proteger a aquellos movimientos que intentan acercar los clubes a sus aficionados, separarlo de los intereses mercantiles, eliminar la corrupción que planea sobre ellos. Los ingleses lo tienen claro, en Bruselas van respondiendo, puede que haya esperanza. Los ojos brillan, parece que tanto trabajo tiene eco, hay más gente como ellos, no están solos. Alguien, por fin, parece entender que los clubes no son únicamente máquinas de hacer dinero para los que en los papeles figuran como propietarios, independientemente de que sean legítimos o no. Éstos olvidan y traicionan tradiciones y esencia, pero hasta los tecnócratas de la Comisión empiezan a hartarse de tanto cambio de horario y tanta camiseta indigna. Hay futuro o, al menos, eso parece.

Se habla de muchas cosas, pero en el fondo sólo se habla de una: del Atleti. El mismo Atleti que importa a otros, pero de otra forma. A ellos lo que les importa es el Atleti, pero el de verdad, el de siempre, no el sucedáneo que intentan colarnos los últimos años. El Atleti grande, el respetado, el que infundía admiración y miedo deportivo, también el excéntrico, el distinto, el único. El de sus padres, que no saben si será el mismo que vean sus hijos si las cosas siguen como últimamente y no cambia pronto la forma en que se lleva el club. Y por eso se reúnen en su tiempo libre a costa del tiempo con los suyos, por eso vienen desde todos los puntos de España y por eso invierten dinero y trabajo en intentar cambiar las cosas. Paradójicamente, unos pocos trabajan para que muchos que les ignoran, les atacan y hasta les ningunean, vuelvan a disfrutar con el equipo de todos, el mismo equipo que últimamente gestionan unos pocos como si sólo fuera suyo.

16 comentarios:

Billie dijo...

Tienes toda la razón, es muy triste que un club cargue contra sus própios aficionados.Pobre Atleti.

fernando dijo...

El club no ataca a los aficionados sino los Giles y los Cerezos. Mi apoyo total a la Asociación de Señales de Humo y mi nula confianza en las Peñas vendidas al gilismo.

un abrazo.

MJ Navarro dijo...

Buena gente la de Señales...

Abuelo dijo...

Con las peñas pasa algo realmente paradójico, normalmente los que menos se quejan son los más veteranos, los que si que han conocido un Atleti grande de verdad.

budy dijo...

Que tal?
Juegos futboleros V ha sido publicado, anímate a jugar hay premio.
Un saludo Hele.
P.D. que pequeña esa bandera

www.lavidaendomingo.es dijo...

Hola Helena. No se si lo leiste pero puedes usar mi entrada sobre los casuals del Aberdeen cuando y como quieres. Entera, parte, modificada o como te de la gana. Para eso estamos jej. Para mi, un honor

Un saludo.

Hele Atlética dijo...

Gracias Sergio

Mañana mismo la publico

Anónimo dijo...

Estimada Helen no tengo el gusto de conocerte pero me parece muy acertado tu articulo, solo comentarte 2 cositas:
La Agrupación de Peñas también sueña con un aTletico de Madrid grande y respetado en todo el mundo y también su gente o asociadoos se reúnen en su tiempo libre a costa del tiempo con los suyos y también vienen desde todos los puntos de España y por eso invierten dinero y trabajo en intentar cambiar las cosas eso te lo puedo garantizar.
Es cierto que entre una la Agrupación de Peñas y Asociciación Señales de Humo hay muchas diferencias, y grandes, pero te puedo asegurar que no son más atléticos unos que otros y que cada uno busca lo mejor para su Club sin ninguna duda.
Un beso
Julián del Casar González
Agrupación de Peñas Atléticas

Hele Atlética dijo...

Creo Julián que lo que comentas ha quedado claro en el artículo. Estoy de acuerdo con lo que dices y así he querido plasmarlo.

Un saludo y gracias por tu comentario

Helena

Argantonios dijo...

Al de la Agrupación de Peñas le preguntaría que si tanto quieren al atleti ¿porque no denuncian a los que robaron nuestro club?

Anónimo dijo...

Argantonios amigo y porque no te haces de alguna peña, te lo curras para ser directivo o portavoz de ella, inscribes a tu peña en la Agrupación, vas a las reuniones o asambleas y lo denuncias, además tienes la posibilidad de presentarte a las elecciones cuando ocurra todo eso.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Hele Atletica, lo dicho tu exposición es buena pero solo quería hacer esa aclaración ya que lo pones en la parte de la segunda asamblea y creo que ocurre en las dos.
Un saludo.

Argantonios dijo...

¿Y para decir una verdad hay que ser de alguna peña?, si tú ya estás en una ¿porque no dices la verdad?. Para tu información Julián, te diré que formo parte de Señales de Humo, pero formara parte o no de alguna asociación, peña o agrupación, como atlético que soy, tengo el derecho y la obligación de decir la verdad sobre nuestro club, a mi me encantaría que los que estais al frente de la Agrupación de Peñas hicierais lo mismo, pero no es así, los motivos, no los sé, si me los explicas te lo agradecería. Un saludo.

Argantonios dijo...

Todavía espero la respuesta, pero vamos, igual esto pidiendo demasiado.

Anónimo dijo...

la respuesta es muy sencilla, preguntale a tus compañeros de Señales qwue estuvieron en la reunión de la Agrupación y que te expliquen que es una organización democrática, donde no se impone el criterio de unos sino el sentir general de la gente.

Un saludo.

Argantonios dijo...

Comportamiento democrático como el que se tuvo con el dirigente de una peña gallega por empezar de verdad a hablar ¿a ese te refieres?, de todas formas no te preocupes, igual esperaba un milagro y los milagros no existen. ¿Tan difícil es denunciar el robo de nuestro club, ahora que se sabe a ciencia cierta que ocurrió? ¿eso es amor al atleti?, ¿callar?. Espero que algún día, los que diriguís a la Agrupación, recapaciteis y saqueis a la gente de su ignorancia, porque vosotros la verdad de todo sí que la conoceis, pero lo dicho, visto lo visto, sería un milagro.